Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo
Videos de la XXX Convención Nacional de El Salvador - 17, 18 y 19 de Octubre del 2013
Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar

Tengo miedo de perder lo unico que tengo
Publicado 08/07/2010 por Org. Hacia La Cima

Tengo miedo de perder lo único que tengo Estas son en contexto el resumen de las frases en sus distintos géneros que las personas tienen hoy por hoy en su corazón y se da porque Dios les ha concedido su milagro posiblemente económico o de un buen negocio o fuente de ingresos. Y lo irónico es que están más preocupados de perder lo material que de la familia o su relación con Dios o su cargo dentro de una junta directiva o la iglesia ni siquiera temen perder el cargo en la comunidad, pero su temor más grande esta en perder todo aquello que por años a soñado y Dios en su inmenso amor lo ha otorgado. Si tiene un problema dentro de la iglesia, comunidad, congregación ni siquiera ora menos ayuna simplemente si lo pierde que más le da pero no venga las circunstancias del enemigo a tocar solamente el retraso en un pago o el no autorizar un contrato o un negocio y llama por teléfono a todas las comunidades sin importar la denominación para realizar una cadena de oración y ayuno para no perder lo que tanto según él le ha costado o desea que Dios le conceda. Si esto en su vida hace clic, clic es mera coincidencia no se preocupe seguro Dios se equivoco y no se trate de usted sino de gente de otro planeta. Yo en lo personal le aconsejo que estos milagros o dadivas de Dios en su vida no ocupen el primer lugar ya que deja una puerta abierta por la cual usted podría ser protagonista de Génesis 22: 1-3 y es cuando Dios le pide a Isaac a Abraham, que era lo que más quería y eso dio paso a que Dios probara a Abraham en su amor y fidelidad del regalo que el mismo Dios le dio y que empezó a ser lo más importante en la vida de Abraham. Yo no quiero penetrar mas allá, pero en tu vida que está ocupando hoy lo más importante de tu tiempo, tu dedicación, tu mayor esfuerzo, aquello que no importa la hora ni la distancia de tu mismo ser, acaso eso será tu Isaac, ten cuidado simplemente que no ocupe tu atención primaria porque sino sin duda Dios te lo pedirá. Hoy día he visto miembros que deben a otras personas mínimas cantidades de dinero y simplemente no se preocupan de conseguirlo y pagarles pero si la deuda afecta un bien que pueden perder hasta prestado o fiado o saca un credito y simplemente después de esos actos tienen el valor de ir delante de Dios a que les ayude a pagar la deuda de lo prestado porque se encuentra hasta con intereses y lo más sencillo era pagar lo poco la palabra me dice que cuanto has sido justo con uno de mis pequeños es como que a mí mismo lo estuvieras haciendo, increíble no pero siempre buscamos y nos metemos al camino más largo. Pero retrocedamos al miedo de perder todo y la primera de todas las preguntas es que has hecho con los denarios que Dios te ha dado, como los has utilizado ya que si no hasta lo poco se te ha de quitar y esto conlleva a que muchos interpretan a su manera con la gran polémica, Dios me ha dado un negocio y no lo debo de descuidar ya que es un ministerio en el cual él me da para contribuir a la obra, si está bien, si es su llamado y lo va a poner como Demos al servicio del ministerio de Dios, que hasta el día de hoy ya las granjas el ganado y no sé qué mas está bien invertido en la vida de cada miembro de Fihnec que hoy existe. Ya que Demos siempre pago sus viajes, hotel, comidas etc. Y he aquí un secreto a luces descubierto para que las cosas abunden, el siempre lo invirtió dio, ofrendo, diezmo, contribuyo a las obras de caridad y no sé que más cosas, porque nunca tuvo el temor a quedarse sin nada, ya que el descubrió que solo era un administrador de esos bienes y si estos dejaban de existir el no debía preocuparse ya que nunca le pertenecieron. No se tu, pero a mi vida vienen cosas y a mí no me afectan, gano cosas pierdo cosas, viene dinero pierdo dinero y mi vida sigue siendo llena de alegría ya que no depende de todo eso, sino depende que Dios este ahí, para darme o restituirme o simplemente confortarme en cualquiera de mis situaciones sean estas ganancias, perdidas o simplemente experiencias mercantilistas. La pregunta directa a tu espíritu y a tu alma, de donde viene o depende tu fe, donde radica, donde está su raíz, en que tierra esta plantada, sobre qué actitud tiene vida tú fe. Quiero terminar este tema con algo que deje anteriormente sin concluir y es que si el compromiso de servicio no le tienes respeto y no le das el valor que debe de tener, seguro en tu vida personal, financiera y económica, La Tormenta Ágata, será simplemente una llovizna para lo que te espera enfrentar en todas las aéreas de tu vida. Sin embargo si tomas las cosas de Dios con la seriedad que merecen y con el temor de no quererle fallar, entonces solo veras nublado el horizonte y tus sueños y anhelos serán como semilla plantadas a la orilla de un rio, que siempre está verde y frondoso y que da fruto a su tiempo. Tú decides en tu corazón y en tu espíritu, la decisión a tomar en tu vida, yo recomiendo orar y ayunar mucho para que Dios revele la verdad de estas palabras en tu vida de servicio. Este es un tema para incrementar nuestro Liderazgo. Org. Hacia La Cima. www.hacialacimafihnec.blogspot.com o www.fihnec.org

Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar
Publicado por: Bart De Wolf , Miembro Vitalicio del Capítulo Siete Mares de FIHNEC El Salvador.
Y les dijo Jesús: “Venid en pos de mi, y haré que seáis pescadores de hombres”. (Marcos 1:17)
Copyright © 2005-2017
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente el contenido de este sitio, siempre y cuando menciona o incorpora un enlace a "www.fihnec.com".
No puede reproducir el contenido para fines comerciales.
No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir del contenido retomado.
Otras condiciones mencionadas en la CC BY-NC-ND 3.0 Licencia de Creative Commons son de aplicación.
Vencemos por la sangre del Cordero y por nuestro testimonio (Apocalipsis 12:11)