Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo
Videos de la XXX Convención Nacional de El Salvador - 17, 18 y 19 de Octubre del 2013
Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar

Mentalidad y Actitud de Conaquistador
Publicado 07/07/2010 por Org. Hacia La Cima

Mentalidad de conquistador Josué 1:9 "Ya te lo he ordenado ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas." Hoy vas a entender cómo piensan, funcionan y actúan los conquistadores. ¿Cuántos necesitamos conquistar cosas materiales? ¿Cuántos tenemos sueños grandes por delante? Los vamos a lograr antes de fin de año 2010. Vamos a hacer una operación para saber cómo piensa un conquistador. 1. Los conquistadores sabemos, que todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios. Dice Romanos 8: 28,"todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios" Si yo amo a Dios, Dios se encargará de que todas las cosas ayuden a bien, porque si yo amo a Dios, Dios va a hacer que todas las cosas me ayuden a bien. Ahora, ¿todas las cosas pueden ayudar a bien? Si te despiden del trabajo ¿te puede ayudar a bien? ¡No!, si te enfermas ¿esa enfermedad te puede ayudar a bien?, ¡No!, perder plata, ¿te puede ayudar a bien?, ¡No!, y entonces, cómo es que en la Biblia dice que todas las cosas ayudan a bien. Literalmente la promesa dice: "Todas las cosas juntas, ayudan a bien", ¿qué quiere decir eso?, que te pasó algo malo, pero Dios va a poner al lado otra cosa buena y otra cosa buena, y cuando veas todas las cosas juntas, terminarán ayudándote a bien. Que te echen del trabajo es malo, pero al lado Dios va a ponerte otro trabajo, otra conexión de oro, un sueldo mejor, y cuando veas todas las cosas juntas dirás:"Dios las ha hecho para que me ayuden a bien". ¿Entendiste lo que acabo de decir? ¿A te pasa algo malo, más algo malo, más algo malo?, pero Dios, al lado, va a poner algo bueno, más algo bueno, más algo bueno, cuando veas todas las cosas juntas habrás obtenido la victoria, porque a los que amamos a Dios, Dios nos pone, no cosas malas, al lado de las malas que nos vienen, cosas buenas, más buenas, más buenas, más buenas y al final los conquistadores sabemos que todo ayuda a bien. Tranquilo, lo malo que te pasó, es un capítulo de la vida, da vuelta a la página porque lo que sigue lo va a escribir el Señor. A José lo tiraron al pozo, ¿eso es bueno o malo?, es malo; lo vendieron, eso es malo; terminó como esclavo, eso es malo; limpiaba en una casa, interpretó un sueño a faraón, faraón lo mandó llamar; le cayó en gracia; le abrió la puerta; lo puso como ministro de economía; y cuando José miró para atrás dijo:"Ustedes me hicieron mal, pero lo que el diablo no sabía era que el otro capítulo, y el otro capítulo, y el otro, lo iba a escribir mi Señor", porque a los que amamos a Dios, Dios nos pone todas las cosas buenas, y cuando las juntamos, todas con las malas, todo nos ayuda a bien. Estaban en el desierto, comían maná, pan que caía, maná, otra vez maná, pero los hijos de ellos, la generación de Josué, decían:"maná, maná, maná" ¿Por qué?, porque los viejos se quejaban pero los jóvenes decían maná, falta poco, falta poco para que lleguemos a la tierra prometida, porque ellos sabían que las circunstancias eran malas, pero las circunstancias malas se terminan y la próxima circunstancia, te la escribirá papá. Porque a los que amamos a Dios, Dios nos escribe la historia de nuestra vida y cuando la evaluamos, todo nos ayuda a bien. 2. Los conquistadores aceptamos y seguimos adelante, acepto y sigo. "Si yo ganase plata como cuando era joven", ni SOS joven, ni ganas la plata, "Si mi papá me hubiese amado", tu papá no te amo, se terminó; " Si mi tío no se hubiese suicidado", se suicidó, ya está; "Si mi familiar no se hubiese muerto", se murió, punto, acéptalo y seguí a la próxima circunstancia, seguí al próximo capítulo, acéptalo. Dios le dijo: "Josué, Moisés se murió", ya está, acéptalo y moverte a lo próximo. Porque eso es malo y vos no podes quedarte en lo malo, porque Dios va a poner una circunstancia, acéptalo, y seguí adelante. "Si yo pudiese viajar", no podes viajar, acéptalo, pero moverte a lo próximo porque lo próximo te lo va a escribir papá, porque a los que amamos a Dios, Dios nos completa el libro de nuestra vida. Lo acepto y sigo adelante, ¿y cómo sigo adelante? usa la fe, la fe es como el cepillo de dientes, no se presta, la fe es tuya, la fe es como la ropa, usa la tuya, tenés que creer por vos, más que todo el mundo. "Byron usted está más cerca de Dios" si yo estoy más cerca ven al lado mío". Usa tu fe, nosotros creemos que todos tenemos fe para usar, acá te vamos a decir, "acéptalo", pasó, sí, pasó, no lo niegues, no lo minimices, llora lo que tengas que llorar, pero seguí al próximo movimiento de Dios, seguí adelante y usa la fe. El éxito no es para cualquiera, y vos no SOS cualquiera, por eso el éxito es para vos. Vos SOS un hijo del rey, dice La Biblia: "Ninguna palabra ociosa salga de tu boca, porque vas a dar cuenta". Una palabra ociosa es una palabra que no trabaja, que no te funciona, por ejemplo: quiebra, perder, derrota; esas palabras no te funcionan, "Se viene algo malo, crisis mundial, división;", ninguna palabra tonta que no te trabaje, esa palabra no te funciona, no te mueve la fe, habrá victoria. Dios lo llama a Josué y le dice:"Sé fuerte y valiente, no temas, no te desanimes, yo estaré contigo, repartirás la tierra", Moisés se murió, sécate las lágrimas y seguí porque el próximo capítulo lo voy a escribir Yo y es el capítulo de los sueños cumplidos. Acepto y sigo adelante. Tenés que cambiar los peros negativos en" peros positivos". Hay peros negativos, ejemplo" conseguí trabajo, pero tengo miedo que me echen, me puse de novio, pero tengo miedo que me engañen, me sané, pero tengo miedo que me enferme", cambia el pero negativo en pero positivo, ejemplo" me echaron del trabajo, pero viene uno mejor; me sacaron la plata; pero viene un aumento; estoy derribado, pero no destruido, estoy perseguido, pero no tumbado", habrá peros positivos, declaró que lo que viene es más grande porque a los que amamos a Dios, todas las cosas nos ayudan a bien, lo aceptamos y seguimos adelante. 3. Todo lo que perdí en la vida, sólo me sirve para saber cuánta bendición ganaré en el futuro. La Biblia dice que todo lo que el diablo te quite te lo devolverá por siete, perdiste la silla, te esperan siete, perdiste tres sillas, llegan veintiuna, hace una lista de todo lo que perdiste y multiplícalo por siete, porque todo lo que perdiste es el anticipo de todo lo que el diablo te va a devolver multiplicado por siete, así pensamos los conquistadores. Yo en la Biblia tengo la tabla del siete. 4. Los conquistadores cambiamos el entorno en el que estamos. En la reforma, Lutero, Calvino, todos los reformadores, eran monjes, ¿qué hacían los monjes?, meditaban, contemplaban, pensaban, analizaban, porque estaban en el monasterio. El lunes en la mañana, seguían en el monasterio, y el martes, miércoles, lo mismo, eran personas que reflexionaban teología, escribían, pero cuando le enseñaban a la gente no le enseñaban a monjes, le enseñaban a gente, que el lunes iban a estar en el mercado, en el gobierno, en la política en la educación, entonces nosotros recibimos una teología que viene del pensamiento de monje que nos gusta contemplar, nos gusta hablar de temas abstractos, nos gusta debatir, y no digo que está mal, pero no sirve para mucho, nos gusta , "Byron, ¿por qué no hablamos de la ultra predestinación, por qué no hablamos de la iniquidad", discusiones filosóficas, teológicas, que ellos hacían porque el lunes no estaban en el mercado como nosotros. Cuando Dios lo llama a Abraham, y le dice: "Abraham, haré de ti una nación grande", Abraham no dice: " vendo mis ovejas y me voy al ministerio a trabajar full time", Abraham seguía trabajando. El hombre más probado del Antiguo Testamento, Job, era un empresario, todos los apóstoles eran gente del mercado, eran gente de la ciudad, Jesús no llamó ni a un monje, ni a uno de la sinagoga, no llamó a ninguno que estaba a full time sirviendo en el ministerio. Dice Quique Escobar:"que todos los profetas, menos tres, trabajaban, tenían su trabajo, estaban conectados; entonces nuestra fe sirve para modificar nuestro entorno, para que vos salgas de acá, no es, "yo quiero servir acá en la iglesia, yo quiero estar acá en el coro", no, no, eso es pensamiento de monje, conquistador es, que cuando salgas de acá, mañana, vayas a tu lugar de trabajo y digas: "Este, mi lugar de trabajo, yo lo voy a hacer una "Presencia de Dios", yo voy a ganarme a la gente para Cristo, yo voy a establecer oración, yo voy a establecer decreto, prosperidad y yo voy a hacer que la gente venga a comprar en mi negocio, porque mi negocio será santuario para Dios". ¿Cuántos vamos a hacer eso? Pablo es llamado en el capítulo trece del libro de "Los Hechos", Pablo predica, pero cuando llega el dieciocho, diecinueve, Pablo evangeliza toda Asia, ¿cómo Pablo toma toda Asia, qué le pasó?, Pablo predicaba, iba a las sinagogas, enseñaba, pero cuando llega a Corinto, conoce a Priscila y Aquila, eran comerciantes y Pablo se pone a trabajar con ellos, hace cuero, las carpas, le vende a los ricos, le compra el cuero a los pobres, y empieza a ganar gente para el Señor, entonces Pablo dice: "gano más gente, acá en el mercado, que encerrado en una sinagoga, entonces Pablo descubre que la fe no era para un ámbito religioso, que la fe era para el diario vivir, y cuando Pablo se aviva, gana continentes completos para el Señor. Te quiero decir amigo y compañero fraterno, no es venir a servir a Dios acá a un capitulo o iglesia, es salir de acá y que en tu lugar de trabajo vos seas el impactador de Dios en la vida de los demás, vos seas el líder de tu trabajo. Se convirtió un hombre, dice Jaime Sol del Salvador, tenía dos mil empleados, eran unos hoteles de cuarta, y se convierte, y él dice: "los voy a echar a todos y voy a contratar cristianos, entonces contrata cincuenta pastores, los pone en el hotel, y dice: "Prohibido evangelizar, ustedes oren, háganse amigos, sonrían, sean consejeros, gánense el corazón de la gente", se convirtieron los dos mil. Y en todos los hoteles de esta cadena de hoteles norteamericanas, pusieron una sala de oración por milagros, y ya diez mil personas en esa cadena de hoteles, pasaron por la sala de milagros. ¿Qué hizo este hombre?, este hombre no vendió los hoteles y dijo:"Me voy a servir al Señor, pobre, pero con gloria", él dijo "Si yo soy dueño de este negocio, este negocio yo lo voy a consagrar para el Señor". Dios te llamó a cambiar tu trabajo a través de la sabiduría, del amor, de la consejería y de la unción, tu sueño no tiene que ser: "Dejo todo y sirvo a Cristo en las misiones", tu sueño tiene que ser: "Acá donde estoy plantado, será una "Presencia de Dios" para el rey". ¿Captamos eso? ¿En qué trabajas? ¿Qué tenés? Ahí donde estés, destraba ese lugar para el Señor. "Byron, ya los invité y no vinieron", gánate su corazón, háblales, regálales un libro, abrázalos, pedí sabiduría del Señor para que todo ese lugar se transforme en una "Presencia de Dios". Porque si todos los que estamos acá, y los que nos ven por internet, lo hacemos, ¿saben lo que pasaría en nuestro país, te imaginas eso?, nos vamos a cruzar Presencia, qué haces, hola Presencia, nos vamos a cruzar y la tierra será llena de la gloria del Señor como las aguas cubren la mar. 5. Los conquistadores sabemos que cuanto más grande es nuestro sueño, más libre, de todo y todos. Vos lo primero que tenés que hacer, cuando te conectas con alguien, es ver el tamaño del sueño, porque el tamaño del sueño es el tamaño de la libertad de esa persona. Cuanto más chico es tu sueño, más complicado es tu ser, más jorobado SOS, más neurótico SOS, por eso no te aguanta nadie, "porque tengo carácter feo", no, tenés sueño chico. Jesús llega a la casa, María se echa a los pies: "Enséñame Señor tu palabra", Marta, limpiando, "Señor decirle a mi hermana que me ayude a poner la cena", ¡tonta! Por una cena estás preocupada, tenés que ser tonto para preocuparte por una cena. Tenía al Señor ahí, y ella se preocupaba por la cena. ¡No! tengo al Señor acá, que me va a dar naciones, tira la cena, estamos detrás de cosas grandes, deja de preocuparte por estupideces; que no tengo la zapatilla, que no tengo el cinturón. ¡No! soñá cosas grandes. Estuve en la iglesia con trece mil miembros, impresionante, y es el ministerio de Cash Luna, ¿Saben que compró el ministerio?, un terreno de cincuenta manzanas, y van a estar edificando un templo para veinte mil personas, una universidad, un hospital, están edificando la ciudad de Dios. Estuve en el ministerio de Harold Caballero, el templo es como el de un teatro, pero lindo, tiene veintidós radios, veinte colegios, están ganando la tierra para el Señor, y vos te estás preocupando, porque no te saludaron. Dios a unos le da cinco talentos, a otro dos, y a otro un talento. Negocian, el de cinco negocia, el de dos negocia, y al de uno le agarra miedo "es malo, es hombre duro, es exigente, me presiona,", dice que lo guardó, bajo tierra, cuando vino el hombre dijo: "dame las monedas, no, es que tuve miedo, sé que eres hombre duro" mentira, porque para confiarle plata, no era tan duro, para irse y dejarlo no le puso cámaras para investigarlo, no le puso policía para luego seguirlo, no era tan duro, él tuvo miedo. ¿Saben cuánto valía un denario?, cinco dólares, se preocupó por cinco dólares, hay gente que no duerme por cinco dólares, y Dios te está prometiendo cosas grandes. Dios le dice:"Josué, sé que te pasaron cosas tristes, pero sabes que estás por afectar una generación, te quiero dar las naciones de la tierra". Presencia de Dios, el Señor nos quiere usar para que su gloria explote en este país, y que Latinoamérica sea levantada como un continente de fe, de gente que fue violada muchos años, pero que ha encontrado redención a través de la sangre de Jesucristo, y vamos detrás de cosas grandes. "Sí, pero usted no sabe lo que a mí me pasó", no más de lo que le pasó a Jesús. ¿Quién era el discípulo más , más, más , querido y confiado del Señor?, Judas, porque Judas era el tesorero, a quién le confías la plata?, al que más confías, o le vas a dar la caja al que menos confías, le das la plata al que más confías, y encima estaba solo, por eso robaba y nadie se avivaba, o sea tenés que confiar demasiado para no ponerle, tres, cuatro, y encima diez cámaras para vigilar que no se lo robe. Pone a Judas, y el Señor dice: "El que parte conmigo el pan, ese es el traidor", o sea que el Señor comía, y mientras comía, Judas partía el pan que el Señor tenia, y lo comía, eso era" intimidad", por eso cuando Judas viene, Jesús le dice:"Amigo, yo te considere mi amigo" ¿Cómo no lo mato Jesús?, porque el sueño del Señor era más grande que su enemigo. Tus sueños tienen que ser más grandes que la traición que has sufrido, tienen que ser más grandes, que todo lo malo que te hayan hecho. No te apartes del propósito de lo que Dios te ha prometido. Jesús dijo: "Si te pegan en una mejilla" ¿qué hay que hacer?... cuando lo malo te golpee, que saque lo mejor de vos, cuando lo malo te golpee, saca lo mejor, lo más sano que vos tengas, no saques lo malo. Dios te llamo a cosas grandes, amigo fraterno, no te pierdas en una cena cualquiera. Dios te ha prometido, "Pídeme y te daré las naciones de la tierra". "Los conquistadores formamos gente", forma gente, fraterno, metete en un grupo de crecimiento, hoy tenés que ir a alguno de los lideres, meterte en un grupo con un líder, tenés que ser formado para formar a otros, porque lo que Dios nos va a dar es tan grande, tan grande, que necesitamos formar gente, se un formador de gente. ¿Y cómo hago Byron, yo no sé?, es fácil formar gente, trátala bien, cree en la gente. Dice que una vez va uno a Natanael y le dice, "hemos encontrado al Mesías", y Natanael le dice, "De Nazaret, no puede salir nada bueno", a los dos minutos viene el Señor, y le dice:"He aquí un varón en el que no hay engaño", le habló bien, háblale bien a la gente,¿ sabes por qué Natanael, dijo ¿De Nazaret puede salir algo bueno?, porque él estaba proyectando en Jesús su conflicto, cuando alguien te critica, lo único que está haciendo es poniendo es lo que tiene dentro, porque de la abundancia del corazón, habla la boca, por eso cuando te hable mal de otro, decirle, eso te pasa a vos, no, no al otro, no, no, a vos. Entonces Jesús le habla bien, la gente necesita que alguien crea en ellos, Natanael, no creía en él, y Jesús le dice:"Natanael, yo creo en vos, yo se que tenés dificultades en tu cabeza, pero yo creo en vos". Fraterno, la gente grande, los conquistadores, creemos en la gente antes que la gente tenga éxito, porque después que tenés éxito, todos son tus amigos, a mi me, llaman un montón, y dicen: soy un amigo de******, nos formamos juntos. La gente valiosa es la que cree en vos cuando estás en la lona y te dice: "Yo sé, que el Dios que te habita te va a llevar a la victoria", por eso, acá le activamos la fe, le decimos, nosotros creemos que el Espíritu Santo que está dentro tuyo, te va a llevar de gloria en gloria y te va a prosperar por cien, todo lo que le pidas al padre. 6. Los conquistadores no nos movemos por sentimiento, sino por obediencia. Deja de sentir, obedece, "Siento que el Señor está lejos mío", la Biblia dice: estaré contigo, obedece, "Pero no lo siento". Cuanto más leas la Palabra, más te llenes de la Palabra del Señor, cuánto más palabras metas en tu corazón, menos te vas a guiar por sentimientos, sentimientos son para ser sentidos, fe, es para obedecer y nosotros no andamos por vista, andamos por fe. ¿Cuántas veces Jesús le dijo a sus discípulos: "Te amo"?, cero veces, y cuando estuvo en la cruz, porque no dijo "Te amo." Todos necesitamos un "Te amo" ¿Cuántas veces le dijo a Pedro "Te amo"?, nunca, porque de tal manera amó Dios al mundo..., cuando Dios habla de amor, lo demuestra. Y quiere que tu amor por el Señor, también lo demuestres por obediencia, y digas: "Señor, no lo entiendo, no lo siento, no tengo ganas, pero yo estoy en tu casa, celebrando tu victoria y creo que lo que viene será glorioso". Esa es la gente que agrada al Señor. 7. Un conquistador es un adorador. ¿Cuántos no teníamos ganas de venir?, no sentíamos ganas, pero vinimos por obediencia, vinimos por fe, porque emociones no mueven nada, emoción hay que sentirla, si querés llorar, llora, si querés gritar, grita, acá no se trata de bloquear las emociones, se trata que las emociones no te guíen, te muevas por fe. Si asumo un compromiso, voy aunque sea sin ganas, pero voy, Dios le dice a Moisés:"Cuando vayas a faraón, le vas a decir que YO SOY quien te envía”. Quién te dijo que vengas a pedir lo que estás pidiendo, “YO SOY", porque cuando Moisés decía Yo soy, estaba siendo uno con Dios, Moisés no era Dios. En Juan 17 ¿Saben qué oró Jesús?, "Padre que sean uno en nosotros", Jesús no habló de que las congregaciones, organizaciones o ministerios, todas se hagan una, porque ya estamos unidos, si no que sean uno en nosotros, si te unís al Señor, como Jesús estaba unido al Padre, si también lo haces, y lo hace cada uno de nosotros donde vayamos, vamos a transformar nuestro santo lugar y el mundo va a creer que nos envió el Señor. Acá no es, "Unámonos entre nosotros", no, es con YO SOY, unidos con él. A Jesús se le apareció el diablo, y le dice:"todos los reinos de la tierra te daré, si postrado me adorares", le ofreció los reinos, ¿por qué le dijo eso?, porque el diablo sabe que el adorador, recibe lugares. No el que está en el ministerio de adoración, el adorador, hoy tenés que llegar a tu casa y adorar y Dios te entrega ese lugar, y tenés que llegar a tu trabajo y levantar tus manos, y decirle" Papá, te amo", y Dios te va a entregar tu trabajo, porque el diablo sabía el método de que a los adoradores se le dan lugares de adoración. Y adorar es, "agradecer". El Señor sanó a diez leprosos, nueve se fueron, pero uno volvió, y se postró, y adoró, y Jesús le dice ¿dónde están los otros? "Yo no los culpo", estaban yendo a abrazar a sus hijos, yendo a abrazar a su esposa, estaban yendo a su barrio, durante años estuvieron aislados, pero ahora estaban sanos, corriendo a abrazar a su familia, "no los culpo ", pero uno dijo, "Eso puede esperar un poco más, yo me voy a adorar al Señor", y se postró. Hermano, lo otro puede esperar un poco más, pero hoy le decimos: "Papá, yo vine a adorarte". Y Jesús le dijo, "Serás prosperado", porque el agradecido es doblemente bendecido, todo lo demás puede esperar, pero hoy lo que no puede esperar es que levantemos manos al cielo y le digamos: "Te adoro, Papá, te doy gracias Señor, porque estaba malo, pero moriste por mí en la cruz, estaba solo, más tú me abrazaste, estaba perdido, mas tú me encontraste, me pusiste sello, me hiciste tuyo, me llamaste a conquistar gloria, y hoy sirvo a tu nombre, hoy camino en victoria, hoy hablo palabras de fe, hoy me has llamado, me has rodeado, hoy yo soy en ti, y tú en mí". Todas las cosas van a ayudar a bien, a los que amamos al Señor. Un día iba Jesús caminando, y lo agarró un grupo para lastimarlo, le dijeron ¿Quién eres Jesús?, y él les dijo: "YO SOY", y se cayeron. Cuando sepas quién SOS, Dios te va a usar con poder, tenés que saber quién SOS en Dios, SOS su hijo, SOS comprado, SOS redimido, Papá, no ha terminado con nosotros, Dios no quiere que seamos perfectos, quiere que seamos mejores, no te detengas, sigue adelante, abraza el sueño del avivamiento, que es el único sueño que tiene papá, y que él abrace los tuyos. Me uno a ti, Señor, no hay bien fuera de ti, te amo Jesús, me muevo en obediencia, en fe a tu palabra, cumplo con lo que me pides. Este tema es de Org. Hacia la Cima, para incrementar nuestro Liderazgo. www.hacialacimafihnec.blogspot.com o www.fihnec.org

Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar
Publicado por: Bart De Wolf , Miembro Vitalicio del Capítulo Siete Mares de FIHNEC El Salvador.
Y les dijo Jesús: “Venid en pos de mi, y haré que seáis pescadores de hombres”. (Marcos 1:17)
Copyright © 2005-2017
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente el contenido de este sitio, siempre y cuando menciona o incorpora un enlace a "www.fihnec.com".
No puede reproducir el contenido para fines comerciales.
No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir del contenido retomado.
Otras condiciones mencionadas en la CC BY-NC-ND 3.0 Licencia de Creative Commons son de aplicación.
Vencemos por la sangre del Cordero y por nuestro testimonio (Apocalipsis 12:11)