Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo
Videos de la XXX Convención Nacional de El Salvador - 17, 18 y 19 de Octubre del 2013
Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar

La Persona que no se apaciona no Triunfa
Publicado 28/05/2010 por Org. Hacia La Cima

La persona que no se apasiona no triunfa La persona que no se apasiona por lo que hace, no puede disfrutar lo hermoso de la vida” ¿Cómo está siendo tu vida hoy? ¿Estás viviendo con pasión, entusiasmo? ¿Estás siendo complaciente contigo mismo o estás viviendo de forma apática, indiferente? Muchos miembros de nuestra bendecida fraternidad quieren alcanzar el éxito, tener victorias en sus vidas, pero no lo logran porque sencillamente no toman acción, se conforman con la mediocridad, se han acostumbrado a vivir y esperar a que suceda algo en vez de tomar responsabilidad sobre sus vidas y vivir con entusiasmo. La vida es una sola y esta te demanda pasión, te demanda entrega, energía y muchos no la están dando por encontrarse agotados por una relación disfuncional, estresados por un negocio improductivo, en fin pueden haber muchas razones por las cuales tu pierdas energía. ¿Qué es lo que te está robando la energía? ¿Qué es lo que no te permite vivir con pasión? Sea lo que sea tu puedes elegir cambiar hoy y vivir con pasión. Creo que a todos nos guste o no, preferimos la sopa caliente, nadie disfruta una sopa fría o una sopa tibia. Igual puede suceder con el café, el café caliente es delicioso, mientras que el café tibio es grave para nuestro organismo. Igual sucede en nuestra relación con Dios, él espera que seamos fríos o calientes, a los tibios los vomita de su boca. (Apocalipsis 3:15,16) Si tú quieres una vida de excelencia, la excelencia empieza en ti. La pasión no empieza en la otra persona, empieza con tu dedicación. Me encanta lo que Jack London dijo: “Prefiero ser cenizas que polvo. Prefiero que mi chispa termine en una llamarada brillante antes que ahogada en madera húmeda. Prefiero ser un esplendido meteorito, cada átomo de mí resplandeciendo magníficamente, que un permanente y adormecido planeta. La función de un hombre es vivir, no existir.” ¿Qué prefieres ser tú? Si quieres que tu vida funcione, que tus relaciones florezcan, que tus negocios sean altamente productivos necesitas comprometerte contigo mismo, llenarte de pasión, ya que no puede haber éxito sin entusiasmo. “Nunca se ha logrado nada sin entusiasmo.” Emerson En el coaching tenemos muchas técnicas que pueden ayudarte a vivir una vida apasionada, llena de entusiasmo. Una de ellas es la visualización, y de esto habla un poco en un libro “Juan José Molina”, esta técnica es poderosa porque te ayuda a proyectar la imagen que a ti te gustaría ser. Por ejemplo, una persona tímida puede convertirse en una persona confiada y segura, que puede relacionarse con otras personas. Tu vida es una historia para ser contada a tus nietos y bisnietos, tú has sido llamado a ser protagonista, así que comienza a actuar como esa persona que te gustaría ser, vívela con pasión. Si quieres ser un buen esposo o esposa, actúa como si ya lo fueras. Si quieres hacer amistades, actúa como si tuvieras muchos amigos. Si quieres tener una empresa, actúa como si ya la tuvieras. La pasión que tú buscas, llega a tu vida por fe. La fe es la energía del corazón, la fe es activa. La fe implica entrega y es tan cierto lo que dice la escritura: “El justo por la fe vivirá”. En pocas palabras si quieres vivir llénate de fe, llénate de pasión y entusiasmo, y tu vida cambiará. Los miembros de fihnec, en su mayoría viven estresados y preocupados, o una búsqueda de una salida humana, porque en su interior esperar lo sobrenatural de Dios es un poco difícil en ciertas aéreas de nuestra vida. En la mayoría de los casos cada fraterno que he ministrado en su solicitud de un milagro siempre llega poniendo el problema y diciéndole a Dios como se lo resuelva, y en el tiempo que él lo necesita. Los milagros más impresionantes que Dios me ha mostrado han surgido en las mayores presiones de los miembros y de mi vida misma. Y todo radica como lo hemos compartido en otras ocasiones es tu fe, actuando en tu relación con Dios, yo recomiendo media hora de oración intima, de intimar ante Dios, para que el pueda dictarnos sus pensamientos hacia lo que estamos pidiendo o lo que él necesita que hagamos. La oración no es para que le pongamos los problemas, ni para quejarnos de la deficiencia de la llegada de los milagros y más aun de los horarios tan dificultosos de los ángeles que traen la solución a nuestros problemas. La oración es para darle gracias por el amor restaurado que le ha puesto a nuestra esposa y nuestros hijos para hoy tener una vida diferente y tener y entender el sentido de levantarse cada día, el alabarlo y honrarlo por las oportunidades que me ha dado, con las cuales hemos logrado cumplir en su voluntad el llevar sustento a nuestros hogares. Hoy los invito a que tomen una decisión de atreverse a empezar una verdadera relación con Dios, y la meta es escuchar su voz, para no equivocarnos más. Hoy es un buen día para comenzar de nuevo, tú puedes elegir vivir preocupado o ansioso, o eliges vivir con pasión y entusiasmo. ¿Cuál es tu elección? Un tema para compartir de: Org. Hacia la Cima. Email…. hacialacimafihnec@gmail.com www.fihnec.org visítanos y descubre lo que Dios puede enseñarte atreves de los temas que se publican cada semana.

Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar
Publicado por: Bart De Wolf , Miembro Vitalicio del Capítulo Siete Mares de FIHNEC El Salvador.
Y les dijo Jesús: “Venid en pos de mi, y haré que seáis pescadores de hombres”. (Marcos 1:17)
Copyright © 2005-2017
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente el contenido de este sitio, siempre y cuando menciona o incorpora un enlace a "www.fihnec.com".
No puede reproducir el contenido para fines comerciales.
No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir del contenido retomado.
Otras condiciones mencionadas en la CC BY-NC-ND 3.0 Licencia de Creative Commons son de aplicación.
Vencemos por la sangre del Cordero y por nuestro testimonio (Apocalipsis 12:11)