Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo
Videos de la XXX Convención Nacional de El Salvador - 17, 18 y 19 de Octubre del 2013
Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar

Rompiendo Maldiciones parte 1
Publicado 15/03/2010 por Org. Hacia La Cima

Rompiendo Maldiciones Por medio del presente tema, quiero agradecer a: Empresas que han hecho que estos temas sean una realidad: CORPORACION JADE, RH77, CRAESA, URBAN VFC, RTS, TRANSERCA, SMSTECNOLOGIA, SINERGI, y AL CAPITULO DE FIHNEC EJECUTIVO LAS AMERICAS. Las maldiciones es un tema que en Fihnec se ha tomado como un algo más que el hombre tiene y puede romper atreves de Jesús. Pero que se sabe de las maldiciones y que daño nos hacen en la vida, y porque aun recibiendo a Jesús en nuestra vida ellas no se apartan de nosotros. Las maldiciones generacionales son reales. Lamentablemente, hay muchos miembros de fihnec y aun miembros de gran trayectoria en el evangelio que creen que las maldiciones son cosas que se van a ir desapareciendo con el tiempo, pero claramente, la Biblia nos enseña que, Dios visitara la maldad de aquellos que no obedecen su Palabra, hasta la tercera y cuarta generación. (Éxodo 20:5). Hay miembros que continuamente se encuentran viviendo fracasos, divorcios, rompimientos familiares y desgracias constantes. ¿Cómo es posible que un miembro, siendo creyente, todavía este arrastrando maldiciones? La palabra del Señor nos enseña que Jesucristo nos redimió de la maldición de la ley. (Gálatas 3:13) Entonces, si Jesús nos redimió, ¿Por qué todavía un miembro que ha aceptado a Jesucristo como salvador camina y vive en maldición? La palabra redimir significa rescatar o sacar de la esclavitud, pagar la deuda en su totalidad. Para que podamos comprender, tenemos que saber lo que es ``legalmente nuestro`` y lo que es una ``experiencia nuestra. Hay miembros de fihnec que saben que Jesús pago por todos sus pecados, rebeliones, maldiciones, enfermedades y pobreza. Legalmente, eso fue lo que hizo Jesús, pago por todo; sin embargo, hay miembros que todavía no se han apropiado de lo que El hizo en su totalidad. Eso no es algo que va a ocurrir instantáneamente, hay que ir a la cruz y apropiarse de ese regalo por medio de la fe. La maldición de la ley incluye: pobreza, pecado, enfermedad, entre otras cosas. Jesús pago por todo, pero para entenderlo mejor tomemos la enfermedad como ejemplo. La palabra de Dios enseña que por las llagas de Jesús, fuimos curados y redimidos de la enfermedad. Entonces, ¿Por qué si Jesús nos redimió de la enfermedad, todavía existen miembros enfermos? La razón es que ellos todavía no se han apropiado de su sanidad, no la han experimentado, pero legalmente, Jesús si lo hizo todo. El punto aquí no es minimizar la obra de Jesús, al contrario, la obra de Jesús fue perfecta. El si nos redimió de todas las maldiciones, pero tenemos que ir a la cruz por fe y pelear nuestra sanidad, liberación y todo lo que es nuestro. Hay que ir a la cruz y romper toda maldición y recibir las bendiciones en el nombre de Jesús. De todo esto surge otra pregunta: ¿un miembro de fihnec que ha recibido a Jesús puede estar bajo maldición? Un miembro que ha recibido a Jesús no puede estar bajo maldición legalmente, pero si en experiencia. ¿Qué es una maldición? Es el pago establecido por Dios en la vida de una persona y su descendencia como resultado de la iniquidad. Es la forma mediante la cual se manifiestan las desviaciones de los antepasados. La gente lo explica diciendo: ``a mi padre le pasaba lo mismo que a mí``. ¿Cómo se pasa de generación en generación? La ley de la herencia es el medio por el cual se pone en movimiento una maldición. No es placentero hablar de esto, pero hay que hacerlo. Además, vale la pena notar que también heredamos buenas cosas. De la misma manera que la bendición se trasmite, también se trasmite la maldición. Algunos ejemplos sencillos en la Biblia, son: Cam y Abraham. El pecado de Cam fue ver la desnudez de su padre Noé y como resultado de esto, vinieron los descendientes de Sodoma y Gomorra. Cuando Abraham, Sara y su familia dejaron su tierra para ir a Canaán, el dijo que Sara era su hermana porque era hermosa y temía que el rey lo matara para tomarla como mujer; y eso mismo hizo su hijo Isaac con su esposa. (Génesis 20:1,2) ¿Cómo trasmitir la bendición? ``Por lo cual te aconsejo que avivéis el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2da Timoteo 1:6,7). Timoteo recibe la fe de su abuela Loida. La clase de fe que usted desarrolle ahora, será la herencia para sus hijos: Esta es una ley de Dios que se pone en operación, y nosotros escogemos vida o muerte, maldición o bendición. ``A los cielos y a la tierra llamo por testigo hoy contra vosotros, de que os he puesto delante de la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia… (Deuteronomio 30:19) Esto nos genera una interrogante mas, si la abuela de Timoteo fue la que le enseño y lo guio, en este momento quien es el que nos guía y enseña físicamente hablando, ya que nos volvemos muy espirituales y nos la sacamos de la manga diciendo del Espíritu Santo, que no lo dudo, pero quien es aquel que esta heredando lo espiritual en tu vida. Demos estuvo cerca de varios predicadores y evangelistas de aquella época, pero su herencia venia del abuelo, que se la transmitió a su padre y el a su vez a Demos, ya que leemos que el mismo siguió con muchas de las tradiciones armenias para llegar a tener una verdadera e intima relación con Dios. Por eso el Espíritu Santo le guio, a no desviar de las raíces de la fe, a los miembros sino con ella a tener una relación con Dios más cercana y mas intima de cada persona con Dios. No sé cómo te encuentras hoy, no sé cómo ha sido tu vida en este caminar con Dios, pero si puedes detectar si hay síntomas de maldición en tu vida, si en tu trabajo no está bien la situación, si tu negocio no crece, si lo que emprendes lo dejas a media, si cambias de pensar o actuar cada poco, si tu visión no está clara, y más grave a un, si no sabes cuál es tu don de Dios, entonces la maldición esta cegando tu propósito por el cual Dios te ha creado. Pueden haber muchas cosas más, que tu puedes detectar atreves de la palabra o consejo de tu líder de capitulo, o de tu guía espiritual, pero si necesitas detectarlo y sacarlo de tu vida. Si me dices que todavía en tu vida estas luchando por ello, has orado, ayunado y has usado el nombre de Jesús, y no miras cambios, es que necesitas una intima relación con Jesús, para que el Espíritu Santo dicte, la cancelación de sacrificio en la cruz, y seas completamente libre. Hay espíritus que solo salen con oración y ayuno (Mateo 17:21) En el próximo tema, compartiré con ustedes las diferentes formas de la maldición que traemos del mundo por heredad de nuestros ancestros, y las maldiciones auto impuestas por nosotros mismos. Y como es que el miembro Fihnec, que ha recibido no está en maldición sino en experiencia. Este es un tema para compartir de: Org. Hacia La Cima En contribución a tener un mejor Liderazgo. Email. hacialacimafihnec@gmail.com o www.fihnec.org Nota. Si estos temas han servido a tu vida, y quieres compartir un testimonio con respecto al mismo, no lo pienses escríbenos, para edificación de nuestros miembros.

Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar
Publicado por: Bart De Wolf , Miembro Vitalicio del Capítulo Siete Mares de FIHNEC El Salvador.
Y les dijo Jesús: “Venid en pos de mi, y haré que seáis pescadores de hombres”. (Marcos 1:17)
Copyright © 2005-2017
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente el contenido de este sitio, siempre y cuando menciona o incorpora un enlace a "www.fihnec.com".
No puede reproducir el contenido para fines comerciales.
No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir del contenido retomado.
Otras condiciones mencionadas en la CC BY-NC-ND 3.0 Licencia de Creative Commons son de aplicación.
Vencemos por la sangre del Cordero y por nuestro testimonio (Apocalipsis 12:11)