Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo
Videos de la XXX Convención Nacional de El Salvador - 17, 18 y 19 de Octubre del 2013
Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar

Que significa ser Cristiano para mi
Publicado 22/12/2009 por Org. Hacia La Cima

Recuerdo la primera vez que me preguntaron ¿Qué significa para mi ser Cristiano? Llamó poderosamente mi atención. Generalmente me habían dicho: “Cambiaste de religión” “Renegaste del legado de tus padres”… “Chaqueta volteada”. ¿Por qué decidiste cambiar de religión?, ¿Cómo fue que te convencieron? Por lo que esta ocasión me pareció digno de una amplia respuesta: medité unos cuantos segundos, no por que me pareciera difícil responder sino que deseaba ser suficientemente explícito. ¿Qué significa para mí, ser cristiano? Respiré profundamente. “Significa sentirme amado, protegido, escuchado, que soy muy importante para alguien muy especial, ¿Pero sabes que ha sido lo mas interesante durante todo este tiempo? Agregué. Mientras la persona me miraba atentamente a los ojos, como pretendiendo sorprender alguna chispa mitológica o mística. “que en ningún momento se ha detenido el proceso de renovación en mi vida. Dios ha ido transformando mi ser segundo a segundo. Tengo acceso a Su sabiduría para resolver los problemas de la vida diaria. Me proporciona ideas creativas que me permiten destacar profesionalmente. Que en los momentos mas difíciles de mi existencia puedo recurrir a El sin hacer previa cita. Hemos tenido encuentros maravillosos; en lo alto de una montaña, a la orilla del mar, en una cabaña, en el jardín de mi casa, en la intimidad de mi alcoba, cuando viajo y voy al volante manejando solo por la carretera (este es uno de mis momentos favoritos, ya que fue donde Él me encontró por primera vez). ¿El te encontró a ti?, ¿Cómo fue eso? Este capítulo merece que me invites otro cafecito la próxima semana. Te aseguro que es un bello pero no breve pasaje. Me gusta dejar a mi interrogador en suspenso y deseoso de conocer más de la historia. Prosigo: ¿Por lo que a la pregunta que me haces yo le añadiría: ¿Disfrutas ser Cristiano? ¡Ah! Nunca había sido tan feliz, mi vida está llena de retos. He descubierto que ahora soy muy valiente, cuento con el privilegio del poder de la Palabra que tan solo expresarla a voz audible, algo maravilloso sucede, mi fe (confianza) crece, me llena de paz y aun cuando las circunstancias no sean plausibles humanamente hablando, mi interior está rebosando de gozo –¿parece locura verdad? -la verdad si, me responde boquiabierta. Y eso no es todo añado: Tengo un amante ¡¿Qué?! -¡Cómo? ¿Pero?… los colores del rostro de mi amigo subían y bajaban del rojo intenso al blanco pálido. Sí, contesté tranquilamente. En Dios he encontrado el verdadero amor, Él es un amante superlativo. No critica mi forma de ser, ni mi ropa. No me hace comentarios sarcásticos respecto a mis kilos extras. Todo lo contrario es un romántico incansable: “Hermosas son tus ojos entre los adornos, “cuan hermoso eres, amado mío, cuan hermoso eres. ¡!WOW!! exclama con tono de envidia (de la buena, como solemos decir). Y… vuelve a preguntar ahora titubeante mi asombrado anfitrion. .. ¿Qué se necesita para ser Cristiano? ¿Tienes que hacer algo en especial? ¿Cómo se logra vivir como tu vives? Su voz demandaba una pronta respuesta, no soportaba más el no contar con todos esos atractivos privilegios. ¿Hacer? Nada, no necesitas hacer nada, le respondí. ¿Pero, y cómo es que tú lo tienes? Bueno, solo necesitas desearlo –le contesté mirándolo inquisitivamente a los ojos. Desearlo como el agua cuando tienes sed, el alimento cuando tienes hambre, el aire cuando te sientes sofocado. ¿Crees tu desearle así? Arremetí con la pregunta. ¡!!Sii!!! su grito desesperado se dejó escuchar en el interior del Café, provocando que todos los rostros se volvieran hacia nosotros. “Vamos todos a predicar y si es necesario…. hablamos”. Me encanta saber que a mi Amado no le impresiona cuanto sepa yo de memoria su Escritura, ni cuánto yo pueda impresionar a mis interlocutores por mi elocuencia expositiva. Pero si estoy seguro de cuanto alegra su corazón cuando escucha a Su hijo decir cuan enamorado estoy de Él y qué feliz soy de estar a Su lado. ¡Ah! Cómo disfruto que los que me escuchan desean tenerle ellos también. Efesios 6.15 ..Compartan la buena noticia de la paz; ¡estén siempre listos a anunciarla! Un compartimiento de: Byron Giovanni Cano Org. Hacia la Cima Email. Hacialacima777@gmail.com

Países   La Visión   Testimonios   Mas Testimonios   Contactar
Publicado por: Bart De Wolf , Miembro Vitalicio del Capítulo Siete Mares de FIHNEC El Salvador.
Y les dijo Jesús: “Venid en pos de mi, y haré que seáis pescadores de hombres”. (Marcos 1:17)
Copyright © 2005-2017
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente el contenido de este sitio, siempre y cuando menciona o incorpora un enlace a "www.fihnec.com".
No puede reproducir el contenido para fines comerciales.
No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir del contenido retomado.
Otras condiciones mencionadas en la CC BY-NC-ND 3.0 Licencia de Creative Commons son de aplicación.
Vencemos por la sangre del Cordero y por nuestro testimonio (Apocalipsis 12:11)